viernes, 18 de abril de 2008

Mi boda ¿soñada?

No, no me voy a casar. Lo que pasa es que el otro día soñé que era justamente el día de mi boda (¡hay que ver que uno si sueña pajuatadas!). Lo más raro de todo es que yo jamás, en mis casi 18 años de existencia, he pensado en absoluto en cómo sería mi boda. Las razones no son únicamente mi edad sino también la falta de pareja jajaja.

Lo poco que recuerdo de ese sueño tan inusual era que yo estaba preocupada por la ropa que llevaba puesta, que era una falda (mi yo real no usa faldas). Se suponía que iba a ir a otro lugar a vestirme, a ponerme el traje de novia. Este traje era blanco, pero tenía unas partes rojas, se podría decir que era como un degradado que terminaba siendo rojo (o sea, no era degradado).
De paso, yo le preguntaba a mi madre si el rojo se veía bien con el vestido, también estaba toda emocionada imitando la forma en que mi padre me iba a llevar al altar.
Total que al final, el sueño se disipó, se fue deshaciendo. Lo triste es que no supe con quién demonios me iba a casar y si soy honesta, en el sueño tampoco parecía interesarme. Solo me preocupaba lo que dije anteriormente.

Ojalá alguna de estas noches ese tonto sueño se vuelva a aparecer, a ver si me entero quién rayos era el novio. Lo bueno que como es un sueño, tal vez Steven Tyler y/o Johnny Depp me estará/estarán esperando frente al altar, dispuesto/dispuestos a casarse conmigo.
Otra ventaja de que sea un sueño es que la boda sería gratis y de paso no me tengo que enterar qué ocurrirá con nosotros después de los primeros meses o semanas de nuestro matrimonio.

SE ACABÓ.

1 comentarios:

Don't worry, be happy dijo...

Jaja! Qué cosas se sueñan a veces...

Procura soñar la segunda parte, a ver qué ocurre! Suerte y que el novio sea ideal. ;D

Template by:

Free Blog Templates