jueves, 31 de diciembre de 2009

Clásica felicitación de año nuevo

Bueno, comencemos con la felicitación de siempre: ¡Feliz 2010!

No sé cómo será el 2010. No tengo ni idea. Claro, podría decir un montón de tonterías y hacerme la adivina. Sacaría mi propia revista de predicciones (de este estilo: "este año, un caballo negro ganará una carrera en el hipódromo") y ganaría mucho dinero que podría gastar en...libros.

No haré un recuento del 2009 ¿Para qué si ya pasó y realmente a nadie le importa (ni a mí)?

Sólo les daré las gracias una vez más a todos los que pasan por aquí cuando pueden, cuando quieren, por casualidad, etc. Y nunca me cansaré de decirlo, es impresionante la cantidad de personas maravillosas y graciosas que uno "conoce" por aquí. A todos ustedes, les deseo lo mejor; recuerden que lo más importante son ustedes mismos. Si uno no está bien o no se siente bien, es imposible hacer las cosas como queremos.

Y bueno, para no dejar de lado el espíritu decorativo, les muestro una IMPRESIONANTE tarjeta que hice. Tardé horas en Photoshop paint para lograr semejante belleza. Por favor, no se depriman los que intenten hacer algo tan hermoso; no lo lograrán, puesto que tanta hermosura es imposible de copiar, pero sigan intentando...algún día lograrán hacer una tarjeta la mitad de buena que esta:


xD ¡Los quiero!

SE ACABÓ

lunes, 14 de diciembre de 2009

La Princesa y el sapo

Para los que no saben, La Princesa y el sapo es la nueva película de Disney. ¿Que qué tiene de importante? ¡Que está dibujada a mano y es 2D, obviamente! ¿Que igual no te importa? Bueno, ok.
Primero debo decir que he estado esperando esta película desde que leí en las noticias que Disney haría una nueva películas como "las de antes". ¿Saben cuándo lo leí? En el 200(inserte número menor al 7) No recuerdo el año exactamente, pero del 2004 o 2006 no pasa.
No es un secreto, amo Disney así como puedo amar una película de esas sangrientas de guión malo, malo, malo, malísimo (como Black Christmas).




Título original: The Princess and the frog.
Año: 2009 (obviamente)
Estreno en Venezuela: 04 de diciembre de 2009
Directores:
Ron Clements, John Musker
Música: Randy Newman

Tiana es una joven que sueña con montar su propio restaurant. Para lograrlo tiene dos trabajos y casi nunca se divierte.
Naveen es el príncipe de Maldonia; llega de visita a Nueva Orleans, junto a su sirviente Lawrence. La verdad es que el pobre está arruinado y tiene que casarse (planea hacerlo con Charlotte La Bouff) o conseguir trabajo. Sus padres lo dejaron a su suerte precisamente porque era un flojo, comodón y parrandero (ama el jazz).
Charlotte La Bouff es una chica rica, amiga de Tiana. Es un personaje genial; creo que Disney nunca había hecho un personaje de ese estilo. Es una niña mimada, pero hay más que eso. Su deseo es casarse con un príncipe.
El papá de Charlotte es el que le da todo lo que quiere. Es más calmado que su hija y a la vez se muere por consentirla.
El Dr. Facilier es un experto en vudú. En resumen, es el malo. Lo único que desea es dinero y encuentra la oportunidad cuando conoce a Naveen y a Lawrence.
Lawrence es el sirviente de Naveen. No soporta los gustos fiesteros del príncipe y secretamente lo odia. Por eso se alía con el Dr. Facilier.
Louis es un cocodrilo que le encanta tocar la trompeta, se hace amigo de Tiana y Naveen.
Ray es una luciérnaga. Está perdidamente enamorado de una estrella (el cree que es una luciérnaga) llamada Evangeline.
Mamá Odie es una experta en vudú. Ayuda a Tiana y a Naveen cuando estos se convierten en sapos.




Creo que Disney al fin logró hacer la película que buscaba, si es que la buscaba, pues es sinceramente preciosa. Los dibujos de los paisajes son una cosa tan hermosa, especialmente las escenas de las luciérnagas (tan solo verlos me pongo a pensar lo mucho que me gusta dibujar).
Los personajes, en general, son a la vez novedosos en sus actitudes y parte clásico cliché (boy frog meets girl frog, bla, bla, bla). Pero la verdad que me sorprendió muchísimo Charlotte (la escena final en la que aparece no tiene pérdida), espero les guste si la ven. Naveen es comiquísimo y me encantó el dibujo de sapo y cómo expresaba su personalidad. Y Tiana es bellísima, además de encantadora, me gustaba mucho su actitud ante la vida.

Me reí toda la película (hubo momentos en que no reí más porque casi nadie lo hacía y mis carcajadas se cohibieron). Tampoco pude evitar mis reacciones de "¡Qué bonito!" y un poco de desesperación al final (ya verán por qué cuando la vean). Sí, me emociono con Disney, más de lo que lo hacía cuando era niña...y confieso que me hace muy feliz.

Película de Disney sin música buena sería un desastre. La Princesa y el sapo tiene canciones hermosas, ritmos pegajosísimos (que yo que no bailo tenía ganas de hacerlo. Por cierto, Tiana tampoco sabe bailar). Una de las canciones que más me impresionó fue Ma Belle Evangeline; la canta Ray dedicada a su luciérnaga (que en realidad es un estrella). La historia de Ray es muy linda y en cierta forma inesperada. Si alguien la quiere escuchar:



¡Vayan a verla! Vale la pena. Uno pasa un muy buen rato, cosa que algunas películas no garantizan ni siquiera por un actor.

SE ACABÓ

martes, 8 de diciembre de 2009

Problema de altura

Cuando se habla de altura lo más común es comentar las supuestas y reales desventajas que puede traer una baja estatura, pero casi nadie comenta lo que vive una persona "alta".
Claro, la definición del altura es muy relativa. Yo mido nada más que 1,70 (si fuera por mí, mediría unos 1ocms más) y siempre fui la más alta de mi clase. Puedo ser alta aquí y/o en Japón, yo qué sé; pero tal vez en Inglaterra o Canadá, sea bajita. Todo depende, no sólo de la genética sino del lugar.

¿Por qué viene esto al caso? Por una ínfima situación que me hizo recordar lo que era ser la más alta en cualquier escuela. Hace unos días había una feria navideña en la Universidad. Yo estaba parada viendo unos perfumes que estaban puestos muy arriba (había un gentío bestial) y, de pronto, siento un dedo que toca mi hombro, volteo y es un tipo, como de mi tamaño, que me dice "Disculpa, ¿Te puedes agachar un poco?". No tuvo que decir nada más porque a su lado estaba su novia con cara de "¡Qué vergüenza, pero agáchate!".

En Pre-escolar yo era altísima; en primaria, también (incluso me pasó una situación similar a la de arriba, pero la que no podía ver era una muchacha de bachillerato); en bachillerato era hasta más alta que los supuestos hombres; y en la Unversidad ya no importa nada, pero estoy, de nuevo, entre las más altas.

¿Por qué era molesto ser la más alta en pre-escolar y primaria? porque nos obligaban a hacer filas en "orden de tamaño" y ¿quién era la última? Tampoco podía sentarme en los pupitres delanteros porque entonces los de atrás no veían o se pasaban diciendo "Baja la cabeza" (sumándole a eso el hecho de que muchas profesoras me condenaban al fondo del salón para evitar esas cosas y yo en el fondo del salón no escuchaba bien). Otra cosa es que yo era muy grande para ciertas actividades del colegio; "No, no puedes estar en la obra del salón, eres muy alta; pero puedes ayudar con el vestuario". Que si íbamos a ver una película en el salón de clases, "No te sientes adelante que los demás no ven" (y me mandaban para atrás y la que no veía era yo). Lo único bueno es que había ciertas actividades deportivas en las que no tenía que esforzarme mucho.
Podrán parecer tonterías, pero estar al fondo del salón lo que me daba era sueño y a veces, dependiendo del tamaño del sitio, cuesta escuchar.

Ustedes dirán que era una acomplejada, pero todas esas cosas son sumamente desagradables (no es bonito escuchar a las madres de tus compañeras decirte con cara de miedo "Niña, tú si eres alta ¿Qué edad tienes?" No les agradaba saber que era más joven que sus hijas) y llega un momento en que uno se harta de estar rodeado de enanos, así de simple. Son las cosas que uno piensa cuando se molesta.

Y claro, como dije arriba, todo el mundo quiere saber tu edad (sobre todo las madres de tus compañeros; esas madres con la cabellera infinita y falsamente rubia y las tetas como piedras siliconosas, y la boca rellena con plástico y decorada con rojo sangre). "¿Doce? ¡Dios, pero si pareces de quince o más!" "¿En qué grado estás?" "¿Eres repitiente?" "¡Eres muy grande para estar ahí, mejor ponte atrás!" "Yo creía que eras chiquitica y gordita, y, dios, qué alta eres"

Eres más alta que tus amigas, más alta que tus profesores (esa es la mejor de todas, poder mirar a esos sucios desde arriba o desde su mismo tamaño), más alta que tu madre, más alta que algunos de tus amigos, eres la más alta en el ascensor. Hay lugares muy bajos en los que tienes que caminar con la cabeza agachada, a veces hay que inclinarse mucho para hablar con otra persona. Si te pones tacones, la gente te mira de abajo a arriba y trata de medirse contigo. Algunos bajitos te ven feo, tienes que agacharte para poder verte completa en el espejo de tu cuarto, siempre resaltas así no quieras, etc, etc, etc.

¿Y cuándo dejó de molestarme mi altura? En el bachillerato.
Es más fácil agarrar cosas en las tiendas o dentro de la propia casa (si están colocadas muy arriba, claro), no tienes que hacer mucho esfuerzo para ver algo que esté un poco lejos o rodeado de gente, no es tan necesario usar los malditos tacones, es divertido que la gente que te cae mal mire hacia arriba cuando tiene la mala suerte de hablar contigo, también es divertido ver las fotografías y saber que casi siempre estás en el medio (rodeada del resto), no tienes que reducir el largo de un pantalón, etc, etc, etc.

Hay que resaltar que cuando estaba en primaria tuve la triste suerte de mudarme de Caracas a Barquisimeto (eso pasa cuando tus padres tienen la misma profesión y, de paso, están locos). Nunca me gustó vivir allí, además de que la gente era odiosa hasta llorar (no sólo los niños, porque uno iba a cualquier lado y hasta el vendedor de entradas en el cine era un hijo de puta). Volví a Caracas (¡Gracias, Dios Sapo!) antes de comenzar el bachillerato, y me encontré con la superficialidad hecha seres humanos (y en la Universidad ni se diga), pero también conseguí seres normales, y la discriminación por la altura (el jódete tú por los demás todo el tiempo) se redujo.

Ojalá pudiéramos centrarnos más en la discriminación positiva que en la negativa (no sólo en la cuestión de la altura, sino en cualquier necesidad o defecto que pueda tener una persona). Sí, podrá parecer muy tonto todo esto, pero tal vez sólo lo entiende el que lo vive.
Sí, yo era una niña muy tonta (aunque, si lo pienso, sigo siendo tonta ¿o será que me hago la tonta?)

SE ACABÓ

martes, 1 de diciembre de 2009

Mi carta a Santa Claus

El año pasado le escribí una carta muy particular a Santa Claus/Papá Noél/San Nicolás/Como-se-llame-el-viejo-gordo-inexistente. Esa carta era especial porque en ella no le pedía ni un solo regalo a Santa, sino que más bien yo le daba regalos a él.
Este año decidí hacer la carta diferente, pues sí que quiero unos cuantos regalos. Así que aquí vamos:

"Querido Santa,
Por lo visto no te gustaron mucho los regalos que te dejé el año pasado, ya que solo te llevaste a Flavia Colombo, a Carol Ginter y a Julieta Venegas (al menos, yo no volví a saber de ellas); pero de todas formas te dejaré regalos para esta Navidad.
Este año sí voy a pedirte que me regales algo. Por favor, tráeme, para mi disfrute sexual y musical, a uno o dos (o todos) de los cuatro hombres de esta lista:

1-
Steven Tyler
2- Johnny Depp
3-
Terrence Mann
4-
John Owen Jones

Los regalos que te dejaré estarán en la sala trasera de mi mansión parecida a la de Playboy. Como siempre, te incluiré un instructivo con cada regalo para que sepas qué hacer con él.

¡Feliz Navidad!
Amanda."

¿Qué regalos le daré a Santa?
Los siguientes:

1- Hugo Chávez y Manuel Zelaya


¿Cómo los puede usar?
Chávez: se usa para establecer un nuevo régimen en el Polo Norte. Lo bueno es que no tendrá que cambiar su color tan característico, que es el rojo. Hugo también puede usarse para dar golpes de estado, regalar dinero a los demás Polos, insultar a las demás tradiciones religiosas, expropiar cosas, cagarse en la voluntad de los renos, etc. Su usos son innumerables. NO SE ACEPTA NINGÚN TIPO DE DEVOLUCIÓN.
Zelaya: se puede usar como instrumento de tortura en el caso de que algún reno o duende se porte mal. Si es así, el reno o duende debe ser trasladado a una embajada del Polo Norte y escuchar los lamentos y lágrimas de este personaje porque no lo quieren en Honduras. El reno o duende será reformado en menos de 30 minutos.

2- Calle 13


Uso: este par de porquerías pueden ser utilizadas también como instrumento de tortura o como elemento de distracción para los renos, duendes y demás trabajadores del polo. Deben ser amarrados y luego torturados. Sirven como una forma de liberación de stress para los empleados.

3- Shakira


Ya esta mujer ha llegado al colmo del ridículo, aunque tal vez pueda ir más allá. Así que se la regalo a Santa. El uso de Shakira puede ser para la señora Claus; ella puede intentar desenredar el horrible cabello de Shakira y luego hacer tejidos con él. Además, su horrible voz puede ser grabada como sistema de alarma del Polo Norte.

4- Pedro Penzini



Este señor no solo tiene la voz más absolutamente pretenciosa de la radio, sino que su pronunciación del inglés es la cosa más totalmente rebuscada del universo (él siente que ni un inglés podrá pronunciar tan bien como él). Además de que a veces se le sale algo chavista y NO, yo NO soy tolerante. Pedro se puede usar para participar en el sistema de información del Polo Norte. Solo basta grabarlo y Pedro avisará cuando sea la hora de comer, de limpiar el pasillo 69, de recoger la basura, etc.

5- Rebeca Rincón


¡Oh, santos cascabeles! ¿Cómo explicar LO MUCHO QUE ME DESAGRADA ESTA MUJER? Ella es sencillamente la definición de la palabra "superficial". Me choca que se autoproclame "diva". Sus consejos absurdos como "¿Cómo hacer para que la sal no se pegue en el salero?" me dan vómito porque siento que considera que la gente es absolutamente ESTÚPIDA (y sí, la gente es estúpida, pero no "absolutamente" porque para ser estúpido se necesita un poquitín de inteligencia).

¿En qué la puede usar Santa? Para cocinar todas las comidas que se puedan consumir en el Polo Norte a cualquier hora, sin descanso. Veremos cuánto dura la "diva" en el proceso.


6- Carlos Baute


Este me cae mal porque sí. Simplemente. No me gustan sus canciones, no me gusta él, no me gusta nada de nada.
Uso: ehhhhhhhh...pues, Santa lo puede usar para..., para, para...¡Limpiar el piso de los baños del Polo Norte con su cabellera infinitamente rubia!
Esa es la lista de regalos que le daré a Santa esta Navidad.
Díganme ustedes qué o quién le regalarían a Santa y qué uso le puede dar.
Si seleccionan a alguien o algo, lo ponen en los comentarios y lo añado a la lista de regalos :)
¡Feliz diciembre, Navidad, Año nuevo y todo el cuento!
SE ACABÓ

Template by:

Free Blog Templates