lunes, 31 de diciembre de 2012

"Y la luz encuentro al fin"... creo

¿No les ha pasado que ven la vida de las demás personas cambiar totalmente, mientras nuestra existencia se mantiene igual... como en un punto muerto?
"Fulana se va a casar", "Mengano ya tiene dos hijos", "Fulanesca se va del país a estudiar chino", "Menganoski ya terminó el postgrado", "Fulanilla se fue a estudiar en una universidad del Congo", "Menganolio cambió de carrera, ahora quiere ser proctólogo", "Fulana María rebajó 300 kilos y se metió a actriz porno", "Mengano José se compró una mansión, 20 carros y 14 perros de raza", etc, etc, etc... 
Escuchamos todas esas frases desde nuestra vida estática, y nos preguntamos, como Rapunzel de Enredados, "¿Cuándo comenzará mi vida?".

Yo me sentí así los cinco años que duró mi carrera universitaria. Y admito que ese sentimiento vino porque yo era una persona infeliz y/o inconforme (aunque los últimos dos años no fueron tan infelices, fueron más relajados y hubo más "paz"). Era como ver la vida pasar y preguntarme "¿Cuándo haré eso yo?" o "¿Podré lograr algo similar?".
¿Por qué era infeliz? Bueno, básicamente porque no me gustaba el ambiente que había en la universidad. Eso me amargó, me convirtió en una persona hipersensible, poco alegre y hasta despectiva. También tuvo muchos momentos buenos, maravillosos, pero esa emoción de infelicidad siempre estaba al final del día.

Hoy es el último día de 2012, y justo hoy miro todo lo ocurrido en este año y veo los cambios radicales que se han dado en mi vida:
- En décimo semestre, último de mi carrera universitaria, conseguí un trabajo en el que la pasé muy bien; el ambiente era maravilloso y siempre me trataron excelente. Incluso me alivió un poco esa "infelicidad" o "inconformidad" que sentía.
- Terminé la carrera sin ningún problema (hasta ahora).
- Comencé a colaborar con la revista digital Librosintinta
- Cambié de trabajo. Ahora estoy en una revista y todos los días aprendo algo, cometo errores, me río, sufro, me divierto. Básicamente mi sueño de trabajar como periodista se está cumpliendo... y todavía no lo creo.
- Adoptamos a una perrita a la que llamamos Georgia.
- Mi compañera de tesis y yo obtuvimos 20 (la máxima calificación) en nuestro trabajo de grado (a pesar de mis ataques de pánico ocurridos al azar y algunos maltratos que recibimos de parte de gente miserable). 

No quiero sonar pomposa ni dármelas de gran cosa, pero para mí son logros o situaciones que me han cambiado mucho. Soy una persona más feliz (aunque mi parte de amargada viene de nacimiento y estoy orgullosa de ella). Lo malo es que no tengo mucho tiempo para mí misma, pero los fines de semana son completamente míos ahora.

No cuento todo esto para decir "Oh, mira lo miserable que era y ahora soy supremamente feliz", lo cuento porque me sorprenden los cambios tan rápidos, me sorprende ver que ya no tengo que preguntarme a mí misma "¿Cuándo podré hacer eso yo?". Tampoco quiero caer en tonterías y decir que la actitud lo es todo y que el pensamiento atrae cosas y bla, bla, bla. Es posible que todo eso tenga que ver (sobre todo la actitud), pero lo que quiero resaltar es que es cierto que las cosas pueden cambiar, que nada será siempre igual (por más largo que parezca). 

Y sí, no todos los cambios son buenos, pero si es por eso, pues tampoco todos son malos.

Ah, por cierto, en mi trabajo me dijeron que me gané el premio de la risa del año, y el otro día me dijeron "la chica sonrisa". ¿Puede alguien del resto del mundo creer eso? 

Esa es la mejor prueba de que ahora soy una persona distinta, más feliz...

Rapunzel y Flynn Rider de la película Enredados/Tangled



SE ACABÓ

martes, 24 de julio de 2012

Librosintinta, tu revista literaria online


El que haya leído este blog con cierta frecuencia, o el que simplemente llegue por casualidad y se tome unos segundos para mirar la columna de la izquierda, se dará cuenta de que una de mis "pasiones" (siempre quise usar esa palabra para indicar algo que me gusta; ya puedo tachar eso de mi lista de cosas por hacer antes de morir o perder la cabeza) son los libros. 

Por eso, hoy traigo una "noticia" que me tiene muy contenta:

Estoy colaborando en la revista online Librosintinta ¡Bravo! ¡Hurra! 

 

Librosintinta no es una página nueva, pues yo he seguido el blog desde hace ya varios años. Sin embargo, la revista online de Librosintinta sí es reciente, pues comenzamos a publicar esta semana (específicamente el 23 de julio de 2012). Todo esto se debe al apoyo y a las fantásticas ideas de María del Carmen, administradora de Librosintinta.

Esta revista cuenta con colaboradoes de varios países del mundo (México, Venezuela, España y me supongo que algunos más), tiene un montón se secciones interesantes que se actualizan diariamente. Por eso, quiero invitar a todos los que se pasen por aquí a leer Librosintinta, pues está hecha no solo con mucho trabajo y dedicación, sino con mucho amor por los libros y la lectura.


Si quieren saber más de nosotros pueden encontrarnos en un montón de redes sociales:


Por ahora las redes más activas son Facebook y Twitter, pero poco a poco estaremos actualizados en todas.

No se olviden de pasar a visitarnos. Lean los artículos y dejen sugerencias de lo que quieren que salga en la revista.


SE ACABÓ

jueves, 5 de julio de 2012

"...if it's over, then it's over"

El título de esta entrada es una frase de Hole in my soul, otra fabulosa canción de Aerosmith. Lo que le sigue a esa frase es otra que dice "and it's driving me insane". 
Terminé todas las materias de mi carrera universitaria, solo me falta entregar tesis, y en unos meses será la graduación. Y sí, se acabó y, a diferencia de Hole un my soul, no me está enloqueciendo.
Creé este blog en el 2007 cuando estaba en primer semestre de la carrera. Me acuerdo de que me sentía terriblemente mal, pues no lograba adaptarme a mis nuevos compañeros de clases (creo que nunca lo logré, en verdad). Pero también conocí a gente maravillosa y me reí sin parar la mayoría de las veces... ah, y me volví adicta al café.
En otras oportunidades asesiné mentalmente a mucha gente y dediqué parte de mi tiempo a imaginar cómo lo haría (por algo este blog se llama como se llama). 
Obtuve buenas notas y notas "normales"... con decir que mi peor nota en toda la carrera fue un 09 en un examen (¿Se puede ser más nerd?). Lástima que tener notas más o menos buenas no sirva de mucho, pero por el momento uno llega a sentirse falsamente inteligente :)

Actualmente tengo un trabajo. El ambiente es muy bueno y la oficina queda en un lugar que no puede ser más perfecto; además de eso dan almuerzo gratis (bueno, se puede decir que el almuerzo forma parte del pago; depende de como lo veas). Lamentablemente no contratan en la oficina en la que estoy, así que me quedaré como pasante hasta que consiga un cargo fijo en otro lado (lo cual no se ve nada fácil).

¿Qué vendrá después? 
Solo queda esperar...
SE ACABÓ

martes, 3 de abril de 2012

Memorias de Diablo

Diablo.
¿Qué piensas cuando lees esa palabra? ¿En qué piensas o en QUIÉN piensas?

Yo pienso en un héroe; en un bárbaro para ser exacta... Un héroe alto, fuerte, poderoso, con una armadura enorme y un hacha aún más grande. Un hombre con el que pasé muchísimas horas de acción y de placer. De todos, él es mi favorito, aunque no fue el primero con el que me divertí. 
Yo tenía apenas 10 años cuando lo vi por primera vez. Muchos dirán que una niña de esa edad debería ocuparse de otras cosas; como jugar con muñecas o comenzar a dárselas de adolescente y actuar como idiota desde ya. ¿La verdad? No podía sacármelo de la cabeza. 

Sí, el bárbaro era y es mi héroe favorito en Diablo II. Como dije, no fue el primero con el que jugué, pero fue el que me cautivó. Después de él, los otros personajes como la amazonas, el druida, el nigromante, el paladín, la hechicera y la asesina me parecían raros...
Elegí al bárbaro sobre los demás porque era fuerte e iba al grano; nada de magias ni peleas desde lejos, ni invocaciones fastidiosas, no. El bárbaro es práctico: un golpe basta. Cuando le hacía falta alguna de esas cosas, simplemente compraba un mercenario. El bárbaro lo lograba todo, el bárbaro era el mejor... o así lo creé yo.
El bárbaro y la hechicera (ella es mi segundo personaje favorito)

Aún recuerdo cuando mis padres me compraron Diablo II; fue uno de los días más emocionantes de mi existencia (además, fue el último juego original que adquirí, pero no el último que jugué...). Recuerdo que llegamos a casa y mi mamá se encargó de instalarlo porque yo asumía que no entendería cómo hacerlo; simplemente asumía que mi misión era jugar y ya.
Horas, días, meses, años jugando Diablo II, asesinando a cada demonio una y otra vez, pasando por los mismos actos y pueblos mil veces, hablando con los mismos personajes de cada ciudad en un millón de oportunidades, comprando pociones de vida, encontrando fabulosos tesoros en los lugares más remotos y peligrosos, viendo las increíbles cinemáticas... En fin, siglos, prácticamente, viviendo una historia virtual tan espectacular, tan bien hecha y retadora que solo podía pedir algo parecido, algo más.

Doce años han pasado ¡Doce! Y en todo ese tiempo no he logrado jugar un videojuego que me guste la mitad de lo que me gustó Diablo II. Sí, Stronghold es genial, Age of empires en todas sus versiones me encanta, Los Sims 2 me fascinan, Fallout fue genial, The Movies fue mi gran amor, Robin Hood The legend of Sherwood me hizo babear, Leisure Suit Larry love for sail es de lo mejor, Sid Meier's Pirates aún me agrada, etc.; pero jamás de los jamases sentí la misma emoción loca que me produce Diablo II.
Muchos me creerán loca, asocial, forever alone o lo que sea, y sí, lo soy, no lo niego; pero no siento pena al decir que Diablo II fue una parte importante de mi infancia y aún me gusta jugarlo (nunca envejece).

Por estas razones, podrán comprender que cuando Blizzard anuncia que "el  mal regresa"  el 15 de mayo del 2012, yo sencillamente salto por los aires y muero de la absoluta alegría. Diablo III, supuestas damas y supuestos caballeros, saldrá este año, después de eternidades de espera. Diablo III, como para gritarlo a los cuatro vientos ¿Y saben qué? El bárbaro será parte de los héroes o personajes con los que se puede jugar. 

Diablo, el primero de los tres, salió a la venta por allá por el año 1996. Nunca tuve el juego original, sino un demo que estaba en inglés. Recuerdo que llamaba a mis padres para que me tradujeran lo que los personajes me estaban diciendo. Incluso, me encantaba el nombre Akara, y hasta llamé así a una tienda que debíamos crear para un proyecto en el colegio.

Ahora, Diablo III saldrá y me da un poco de terror lo caro que puede resultar si lo compro aquí; comprarlo afuera podría ser más barato, pero no es garantía. Descargarlo sería fantástico, pero... la verdad yo quiero el juego. Quiero la caja, quiero ver los CDs, quiero leer el manual (que espero que sea tan genial como el de Diablo II), quiero saber a qué huele el juego, quiero instalarlo sin problemas de crack y claves. Quiero elegir al bárbaro y salir a explorar y a matar seres asquerosos... Incluso quiero pasarme horas eternas jugando y después, cuando ya no pueda más, darme cuenta de que valió la pena y que no me aburrí ni un segundo.
  
En fin, de la forma que sea jugaré Diablo III. Es lo justo y necesario después de tantos años de espera.

¡Ah, casi lo olvido! Diablo II: Lord of destruction (el juego completo y su expansión), están aquí instalados en mi laptop. Y, aunque suene poco creíble, el mismo bárbaro con el que jugué hace tantos años sigue aquí, pues hice copias de esos archivos y hoy en día funcionan a la perfección. 
Sí, mi héroe grande, fuerte, con una armadura gigante y un hacha enorme, aún existe. Mi héroe, al que egocéntricamente bauticé con mi nombre. Mi héroe, un bárbaro enorme, con un baúl lleno de oro y de tesoros increíbles. Mi héroe, un bárbaro triunfador y ganador. Mi héroe, un bárbaro llamado Amanda.

Nos vemos en Diablo III. 

SE ACABÓ

domingo, 18 de marzo de 2012

Got a secret. Can you keep it?

Pretty Little Liars: Spencer, Hanna, Emily y Aria


Tres palabras: Pretty Little Liars; para muchos un trabalenguas, para otros una serie de tv, para otros una serie de libros, para algunos... todas las anteriores.
Sara Shepard es la autora de una serie de libros sobre cuatro amigas que son acosadas por una persona misteriosa que se hace llamar A. El orden de los libros es el siguiente:
1- Pretty Little Liars
2- Flawless
3- Perfect
4- Unbelievable
4.5- Pretty little secrets (lo llamo 4.5 porque fue publicado después de Ruthless y se supone que va entre Unbelievable y Wicked)
5- Wicked
6- Killer
7- Heartless
8- Wanted
9- Twisted
10- Ruthless
11- Stunning (por publicar según Wikipedia)
12- Burned (por publicar según Wikipedia)


Estoy leyendo el 4.5... es el que menos me ha gustado hasta ahora, y por ahí he leído a muchas personas que piensan que la autora debió haber acabado la serie en el 4to libro.
Por mi parte, yo me enteré de Pretty Little Liars cuando ABC decidió hacer una serie (que todavía pasa); dicha serie ya ha tomado un camino diferente a los libros... y todavía no nos revela la identidad de A. Incluso, algunas cosas que pasan en la serie son más "creíbles" que algunas de las cosas que ocurren en los libros.
Pero vamos a describir un poco la premisa de los libros y de la serie:
Alison, Aria, Emily, Hanna y Spencer eran las mejores amigas y las más populares de su colegio. Alison era como la jefa del grupo, además de una total manipuladora. Una noche, las cinco deciden hacer una pijamada/fiesta de pijamas, pero Alison (por razones que no contaré) se va del lugar y desaparece. En la serie pasa un año y en los libros pasan tres años antes de que el cadáver de "Ali" (como la llaman sus amigas) sea encontrado.
El hecho de la desaparición de Ali ya era terrible para sus amigas, pero saber que está muerta es mucho peor; sin embargo, todo empeora cuando Aria, Emily, Hanna y Spencer cominezan a recibir SMS, e-mails, notas de un tal A. Todos esos mensajes hacen referencia a secretos sobre cada una de las chicas que solo Ali conocía.
Las cosas se ponen aun peor cuando A demuestra que no es solo palabras, sino que es capaz de cualquier cosa si las chicas no hacen lo que les pide. Cualquier cosa... hasta intentar matar.
¿Quién es A? ¿Quién mató a Alison? ¿Por qué? Todas estas preguntas y muchísimas más son la base tanto de los libros como de la serie de tv.


Los libros se leen más rápido que inmediatamente (me leí los primeros cuatro como un rayo); no son los mejores libros del mundo, pero uno se divierte y hasta se puede volver adicto. En cuanto a la serie de tv es bastante buena y entretenida, aunque ha tomado un camino diferente al de los libros.
Si soy sincera, debo decir que me gusta más el camino que ha tomado la serie; es más misterioso, complicado e interesante.


El título de esta entrada hace referencia a un secreto mío... así que confesaré. El primer libro, Pretty Little Liars, me lo encontré, en inglés, en un bar. Cada día lo veía y siempre estaba en el mismo sitio... Sí, podría decirse que me lo robé, pero por el estado del libro, puedo asegurar que está mejor conmigo.
Ese es mi secreto, así que shhhhhhhh. ¿Me lo guardas?


Este es el tema musical de la serie:


SE ACABÓ

jueves, 1 de marzo de 2012

El último primer día de clases

Muy pronto, prontísimo en verdad, comenzaré el último semestre de mi carrera universitaria. ¿La verdad? No siento nada... o no me siento como creo que debería.
No estoy triste porque terminará la universidad, no estoy emocionada porque me graduaré. Simplemente estoy profundamente harta.
Pero antes de comenzar lo que creo que serán un montón de quejas, debo admitir que en verdad yo nunca quise ir a la universidad; nunca supe qué estudiar y mucho menos qué iba a hacer con mi vida (cosa que aún no sé y creo que nadie sabe). ¿Flojera sería? La cuestión es que siempre pensé que uno debía estudiar algo por lo que de alguna forma sintiera una especie de "pasión" o gusto. Yo no sentía nada de eso, a penas un poquito por uno de los aspectos de la carrera que estudio (y al final elegí una rama de mi carrera en la que ese aspecto no es muy usado. Y orgullosamente admito que elegí esa rama porque era la más fácil y decidí ser mediocre y tomar esa, ya que las otras dos eran más difíciles. Es curioso, la rama que elegí tiene más campo de trabajo que las otras dos, y es, como dije, la más fácil. ¡Triste!).

Desde la primera semana de clases en la universidad me sentí mal; no porque era un lugar diferente, ni por los profesores (en aquel momento), ni porque "¡Oh, por Dios, estoy en la universidad!", sino porque me di cuenta de que estaba rodeada de gente que vive en una burbuja. Gente que dice el precio de su ropa en dólares, gente que habla una especie de spanglish, gente que te mira mal solo por hacerlo, gente que choca su carro/coche/automóvil cada dos por tres y siente la necesidad de gritarlo a todo pulmón, gente que no conoce la ciudad donde vive (más allá de su casa, los bares de moda y los centros comerciales), gente que desprecia TODO, gente envidiosa que no puede soportar que el otro obtenga así sea medio punto más en un examen de una materia estúpida, gente que no puede esperar ni medio segundo después de que cometas un error para restregártelo y burlarse o hacer un comentario supuestamente sarcástico.
Creo que al decir todo eso solo pongo de manifiesto lo profundamente ingenua que soy o puedo llegar a ser. Sin embargo, sé que el mundo está lleno de gente así; pero también sé que está lleno de personas peores... y, por supuesto, de personas mejores.
Volviendo al tema. Ese tipo de ambiente no solo provenía de la gente con la que compartía/comparto clases, sino de los demás trabajadores de la universidad. Se supone que hay personas allí que deben atender al público y eso es lo que hacen, pero no de una manera agradable. La mayoría le habla a uno como si uno fuera un ser abominable y ni siquiera se dignan en mirar a la gente a la cara. Simplemente responden, de muy mala forma, a lo que se les pregunta... y la mayoría de las veces la respuesta es "No sé" o una señal con el dedo que indica que le pregunte al de al lado.
Los cinco años de carrera están por terminar y yo todavía no he logrado acostumbrarme a muchas cosas de ese ambiente que es, en su mayoría, insoportable. Pero no puedo dejar de lado las cosas buenas, como los amigos que he ganado allí, los profesores espectaculares que he conocido, las cosas realmente útiles que he aprendido, las actividades de clase divertidas y que representan un reto, y los cafés.

Mucha gente dice que la universidad es la mejor época de la vida. Yo pienso sinceramente que si esta fue la mejor época de mi vida, lo que me queda entonces es lanzarme de un puente. Espero en verdad, y trataré de que sea así,  de que esta época universitaria no haya sido la mejor (y sí termina siéndolo, eso quiere decir que nunca conseguí un trabajo bueno y que vivo bajo el puente desde el que debí saltar).

No siento felicidad por graduarme, por terminar esta etapa. Simplemente es una época más que termina; una época en la que he aprendido mucho, pero que también ha sido lamentable muchísimas veces.
Ojalá que la universidad se diera cuenta de que, a pesar de que es reconocida y de que vive comunicando sus beneficios y sus buenas labores sociales, le queda muchísimo por recorrer en lo que al entrenamiento de su personal (no todos los que dan clases) se refiere. Sigo pensando, años después de que ocurriera, que es triste que uno vaya por primera vez a pedir un libro en la biblioteca y el bibliotecario te grite, y te trate como una basura, simplemente para que le des rápido el papel que tiene escrito el nombre del libro que quieres (ese es solo un pequeño ejemplo de muchos).

Sé que debí haber escrito Universidad en vez de universidad, pero sinceramente siento que no se merece la mayúscula todavía.
No se la merece por su personal en su mayoría grosero y pedante, no se la merece por cobrar más cada semestre y no implementar mejoras realmente útiles (cinco años construyendo un edificio tan pequeño me parece bastante penoso). No se merece la U porque, a veces, parece que contratan a los profesores solo por hacerlo; seleccionan al primer o primera imbécil que cruza sus puertas para dar clases. No se la merece porque se ocupa más de mostrar al exterior lo buena universidad que supuestamente es, que de serlo realmente.

Muy pronto comenzaré mi último primer día de clases en ese lugar, pero si mañana me entero de que la universidad se quemó toda, me preocuparía por saber si me van a devolver el dinero que pagué por el semestre o si me van a hacer pagarlo tres veces más, mientras veo clases por Internet.
Digo eso porque ese es el tipo de pensamiento de esa gente. Gente que no te mira cuando hablas...

No me gusta la gente así.

Y creo que me equivoqué, sí siento algo cuando pienso que terminaré la carrera. Siento alivio.

SE ACABÓ

martes, 14 de febrero de 2012

Love never dies, pero debería

Hoy vamos a hablar de musicales. Sé que al decir esto he perdido la mitad de mi audiencia, pero hay que ser sinceros desde el primer momento.
Aclaro que no hablaremos de "musicales", sino de un musical en particular, Love never dies. Este musical es la secuela hecha por Andrew Lloyd Webber a su famosísimo y fantástico The Phantom of the Opera (El fantasma de la Ópera).
Debo admitir que cuando me enteré de que harían una segunda parte a Phantom o POTO, como lo nombraré de ahora en adelante, salté por los aires de la emoción. Sin embargo, cuando el musical se estrenó en Londres (creo que fue en el 2010), y me enteré de lo que pasaba... caí al suelo y se me rompió la esperanza y la emoción. Realmente POTO no necesitaba, no necesita y no necesitará una segunda parte.
Sí, tenían un elenco bastante bueno. Sierra Boggess (a quien amo por su gloriosa voz) era Christine, Ramin Karimloo era el fantasma y Joseph Millson (fantástico actor, al menos en Love never dies) era Raoul; pero ¿qué pasó? Básicamente la historia era una verdadera desgracia y el musical terminó cerrando en agosto del 2011.
Pero antes de que Love never dies se despidiera (para mejor, creo yo) del West End, Andrew Lloyd Webber decidió realizar una nueva versión del musical en Australia. Sí, se realizaron cambios en el guión, la escenografía y el vestuario es totalmente distinta a la de Londres; también se buscaron nuevos actores-cantantes. Y es así como de esta versión australiana se decidió grabar un DVD y, obviamente, ponerlo a la venta.
Yo lo vi el lunes pasado y debo admitir que esperaba que esta versión me convenciera... no lo logró.


La historia sigue siendo la misma. No me gustaron ni Ben Lewis (The Phantom) ni Anna O'Byrne (Christine). Ambos tuvieron únicamente dos expresiones faciales durante todo el video:
Christine:
Cara 1 - alegría, dolor, miscelánea
Cara 2 - sorpresa, tristeza, miscelánea

The Phantom:
Cara 1- amor, tristeza, desconcertado, miscelánea
Cara 2- furia, malvado, hablándole a Gustave, dolor

He hablado ya mucho y ni siquiera he dicho de qué trata Love never dies, así que aquí voy.
Han pasado 10 años desde los eventos de POTO (búsquelos en wikipedia el que no sepa), el fantasma se mudó a Coney Island junto a Madame Giry (Maria Mercedes) y su hija Meg (Sharon Millerchip), y creó "Phantasma" un show de "freaks". Después de tantos años, el fantasma aún sufre por su Christine (cosa que me parece increíble porque yo particularmente dejo de ver a alguien unas dos semanas y ya se me pasa la "alteración", si es que existió; pero cada quien con su aberración, como dice Luis Fernández). Meg y Madame Giry han estado junto a él todo este tiempo, ayudándolo a crear y mantener Phantasma y, sin embargo, a él no le interesan en lo más mínimo estas dos mujeres.
Las cosas se le "solucionan" al fantasma cuando se entera de que Christine, ahora una famosa soprano, vendrá a Estados Unidos a inaugurar la Ópera de Hammerstein. De esta forma, nuestro querido enmascarado (jajaja) decide buscar a Christine y pedirle que cante para él en vez de para Hammerstein. Ella al principio no acepta, pero él amenaza con que Gustave (el hijo de Christine y Raoul, aunque desde el primer momento sabemos que no es de Raoul sino de el fantasma, aunque ni Raoul ni el fantasma lo saben) podría desaparecer (muy caballeroso el hombre después de 10 años fingiendo estar muerto ¿no creen?
Y esa es la premisa del show: Chrisitne cantará para el fantasma una vez más ¿pero lo hará de verdad?

Es un musical que no encierra misterio alguno. No tiene sorpresas ni nada, simplemente es.
Lo vi de principio a fin y lo único que sentí fue lástima por Raoul (Simon Gleeson) y Meg Giry (quienes, por cierto, me parecieron los mejores actores y cantantes de esta versión). Christine y el fantasma me parecieron aburridos y hasta despreciables; no me podía importar absolutamente nada de lo que les pasara. Si hubieran saltado de un puente o les hubieran salido alas, yo simplemente habría parpadeado y me habría preguntado ¿cuándo irá a salir Raoul?
El fantasma resulta aún más inmaduro que nunca y sigue siendo un loco desesperado. Christine es aún más tonta e influenciable. No sé si eso tiene que ver con que no me gustaron mucho las voces de Ben Lewis (el fantasma) y Anna O'Byrne (Christine); sí, cantan bien, pero se ven sobreactuados, sobre todo él, y solo me generan molestia al ver que sus personajes son tan increíblemente egoístas.
Otra cosa que me pareció bastante estúpida es que nunca le llegamos a ver por más de un segundo la cara deforme al fantasma. Sí, él se quita la máscara unas dos veces, pero prácticamente no se ve nada; es como si no es importante su deformidad (cosa que siempre lo fue, al menos en POTO).
También morí de la risa en ciertas escenas. La primera fue en la que Christine se desmaya al ver al fantasma (jajajajajajajajajaja), fue gracioso la forma en que él entró como Pedro por su casa acompañado de una música medio terrorífica (que no causa terror a nadie, la verdad). La segunda escena en la que me reí fue (SPOILER) cuando Christine se está muriendo. ¡Coño, si te estás muriendo al menos pon cara de dolor agudo! Pero, no, la cara de Christine era la número 1, y la del fantasma era la 2.

En cuanto a la música debo decir que tiene partes realmente excelentes. Hay canciones fantásticas, otras tienen una letra lamentable y otras son hermosas. Mi favorita es Beauty underneath (cantada por el fantasma y Gustave). Sin embargo, aclaro que me gusta más el "cast recording" de Londres; tiene mucha más fuerza que este.
Las canciones que más me gustaron de esta versión australiana fueron Dear old friend, Till I hear you sing once more y Beneath a moonlight sky (tiene una letra más allá de estúpida, pero fue una de las pocas partes que Ben Lewis y Anna O'Byrne lograron actuar de una forma emocionante y apasionada)

Sí, se pueden tener actores-cantantes buenos, el mejor vestuario, la mejor escenografía, una orquesta genial, un ensamble espectacular; pero si se tiene una historia mala, aguada, insípida, no se tiene absolutamente nada.
La principal diferencia entre POTO y Love never dies es que los actores pueden colocarse en el medio de la calle, en ropa normal y sin ninguna escenografía, y hacer POTO, y el resultado será bueno. Esos mismos actores pueden hacer lo mismo con Love never dies y resultará un desastre.

Creo que Andrew Lloyd Webber podría inventarse una tercera parte ¿Qué creen? Podría ser que el fantasma lograse pasar el alma de Christine a una muñeca mecánica; el problema de la historia sería que la muñeca  no puede cantar, y de allí se desarrolla otra historia tonta y superficial.

Ah, casi lo olvido, hubo escenas en las que le tiré burbujas de plástico (o film alveolar) a la pantalla. Nunca había sentido la necesidad de hacerlo, pero ciertas escenas y ciertos personajes (como Christine y el fantasma) se lo merecían. Comencé a explotar las burbujas porque son irresistibles, pero al final cumplieron una función adicional: demostrar mi odio hacia los protagonistas, hacia sus conversaciones rebuscadas, sus caras poco expresivas y su egoísmo desbordante.

No todas las historias que se les pasan a la gente por la cabeza deben ser contadas, y menos cuando son secuelas innecesarias.

SE ACABÓ

sábado, 4 de febrero de 2012

Meme: lo mejor del 2011 (libros)

Dije que haría un post sobre libros y aquí está.
Esta entrada será algo así como "reciclada", pues hice este mismo meme en el 2010 (aquí está). Se podría decir que ya es bastante tarde para hablar del 2011, pero como yo amo leer, no tengo problema en escribir sobre los libros que leí el año pasado. Sin embargo, tengo que aclarar que el año pasado leí muy poco, solamente 14 libros.


1-¿Cuál fue el mejor libro que leiste este año 2011?
Fueron dos: Los pilares de la tierra de Ken Follett y Rebecca de Daphne du Maurier.


2-¿Cuál fué la mejor trilogía o serie o saga que leiste este año 2011?
Los pilares de la tierra y Un mundo sin fin, ambos de Ken Follett


3-¿Cuál fue el personaje del que te enamoraste al leerlo en el año 2011?
Curiosamente este año no me enamoré de ningún personaje. Sin embargo, Jack de Los pilares de la tierra fue un personaje que me gustó muchísimo, sobre todo ya de adulto, ya que decía unas frases excelentes en el momento adecuado.
Volví a leer Wyrd Sisters (Brujerías) de Terry Pratchett y digamos que retomé mi amor por Tata Ogg ¡Un personaje muy bien logrado! Es imposible no quererla.


4- De todos los libros que te leiste este año, ¿cuál te pareció el mejor autor/escritor y por qué?
Son dos los "ganadores".
- Kent Follett: nunca había leído un libro de este señor. Comencé con Los pilares de la tierra y no pude parar. Fue un libro que no me aburrió ni un solo momento; está lleno de personajes muy bien definidos y de un montón de situaciones, tanto buenas como malas, que ponen al lector con los nervios casi de punta (digo "casi" porque yo no me altero cuando leo, solo disfruto. Cuando termine de leer es probable que sí me altere, pero no mientras). Me gusta la forma en que Follett narra, me encanta la manera en que el tiempo va pasando y uno siente que crece con los personajes... poco a poco. Me agradó mucho su forma de describir los ambientes y las escenas; es una manera clara, sin adornos exagerados, pero bien lograda.
Además, leer este libro me ayudó mientras estaba enferma (nada grave).
- Daphne du Maurier: tampoco había leído un libro de esta señora. Sin embargo, confieso que quería leer Rebecca desde hacía un tiempo; y eso se debe a mi amor por los musicales. Me había enterado de que Sierra Boggess, una de las actrices del teatro musical que más me gusta, iba a participar en una lectura dramatizada de Rebecca; así que busqué información y me enteré de que el musical estaba basado en un libro. Desde ahí lo quise leer.
Lo genial fue encontrarlo en Teniciencia en inglés, a un precio muy irresistible.
Amé Rebecca, sencillamente. Lo amé a pesar de que quería patear a Maxim de Winter (el protagonista) y golpear a su nueva esposa (cuyo nombre nunca es mencionado) con un martillo para que dejara de ser tan tonta. Lo amé porque es un libro muy crudo en lo que a la expresión de las emociones, e incluso expresiones verbales, se refiere. Lo amé porque, al menos yo, siempre dudé de los verdaderos sentimientos de uno de los protagonistas. Lo amé porque la narración es genial, te lleva de la mano por el camino que quiere y uno no opone resistencia; simplemente lo sigues más rápido de lo debido (tan rápido que a veces te adelantas).


5-¿Pareja protagonista o secundaria que te encantó al leerla este año?
Jack y Aliena de Los pilares de la tierra de Ken Follett. Me encantan sus personalidades tan opuestas en ciertos aspectos, me divirtió mucho el desarrollo de su historia. No me gustan porque sean románticos y toda esa tontería; me gustan porque ambos eran personas de acción que lograron lo que querían. Geniales, simplemente.


6-La mejor película basada en un libro que hayas visto este año y ¿De qué libro es?
Creo que este año solo vi una película basada en un libro, aunque no estoy muy segura. Fue Agua para elefantes, basada en el libro de Sara Gruen. No la vi porque me llamara la atención, la vi porque iba en un avión y la pusieron en la pantalla y yo, como siempre, no tenía nada mejor que hacer (menos en un avión y en un vuelo de siete horas).
No me pareció una película grandiosa, pero tampoco me pareció mala. Es entretenida y tiene escenas muy graciosas con la elefanta.


7- ¿10 libros que te encantaron, amaste y recomendarías, que leiste este año?


1- Los pilares de la tierra de Ken Follett
2- Rebecca de Daphne du Maurier
3- Un mundo sin fin de Ken Follett
4- Wyrd Sisters de Terry Pratchett
5- The hunger games de Suzanne Collins
6- Hechizo de Sarah Singleton
7- Voto a bríos de Terry Pratchett
8- Yo de Ricky Martin
9- Mi vida sin Hailey de Jonathan Tropper
10- Does the noise in my head bother you? de Steven Tyler


8- ¿El o los libros que te sorprendieron este año, que no esperabas mucho de ellos pero resultaron buenos?


Yo de Ricky Martin. Lo compré porque siempre me ha gustado su música (sí, nadie lo cree cuando lo digo, pero es así, me gusta su música desde que era pequeña), pero nunca me he obsesionado con él.
Me gustó mucho su libro porque es sencillo y parece muy sincero. Además, me agradó que no lo usara para degradar a otras personas o para criticar gente u otras artes (cosa que sí hace mi querido Steven Tyler en su libro Does the noise in my head bother you?, aunque no niego que sus críticas y chismes eran interesantes, aunque no me agradaron ciertos comentarios sobre el teatro musical). En fin, el libro de Ricky Martin se leer rápido, es agradable y realmente lo pone a uno a pensar.


9- ¿El peor libro que has leido este año y que no recomendarías a nadie?


Stardust de Neil Gaiman. Un libro que prometía bastante, contaba con lo necesario para ser genial y terminó siendo algo así como una sopa aguada o un café sin azúcar.
Gaiman narra muy bien y tiene unas ideas excelentes, pero Stardust fue como ir corriendo por un camino un poco árido para luego caer por un precipicio y encontrarse con un colchón al final. Un colchón de paja.
Tampoco es que no lo recomiendo a nadie, pero no será JAMÁS el primer libro en el que piense si alguien quiere que le recomiende algo de fantasía o de estilo de cuento de hadas.


10- ¿Cuál fue tu mejor momento de lectura este año?
Varios:
- Comenzar y terminar Hechizo de Sarah Singleton el mismo día xD
- Leer Los pilares de la tierra se puede dividir en varios momentos (muchos, la verdad), y los amé todos.
- La proposición de matrimonio de Maxim de Winter a la protagonista en Rebecca de Daphne du Maurier. Fue genial porque confirmé mi creciente idea de que el tal Maxim estaba desesperado (en ese momento no se sabía la razón) y de que era un idiota creído. Además, sentí lástima por la protagonista por ser tan tonta, tan apresurada y tan sincera. Sin embargo, es una escena muy buena y en parte graciosa.
A mí me viene el tal Maxim con una respuesta de esas pedantes que él daba y yo le escupo un ojo y me voy a Nueva York (cosa que no hizo la protagonista, por supuesto). Aunque debo admitir que antes de escupirle el ojo le daría otra respuesta el triple de pedante y sarcástica.

Espero leer mucho más este año.

SE ACABÓ

viernes, 3 de febrero de 2012

¿Volveré?


Demasiado polvo en este blog ¡Dios! Uno se va casi un año, y cuando regresa lo único que encuentra es spam, polvo y más polvo...
Si todavía hay alguien que se pase por aquí (lo cual dudo muchísimo), pues quiero que sepas que es posible volver de la muerte (la muerte "bloggeril" en este caso). Hace algunos años no me habría imaginado que pasaría tanto tiempo sin escribir en este blog. "¡Imposible!" exclamaría la Amanda de ese momento.
La Amanda de hoy es la misma, solo que más vieja. Tengo oficialmente 21 años, pienso como una niña de 8, actúo como una de 5 y me veo como de 40...
¿Qué me ha impedido escribir? ¡Ni se lo imaginan! Es una historia maravillosa, interesante, fascinante, seductora, atractiva e inigualable... en alguna parte. Sí, estoy segura de que podría escribir una novela con las aventuras que he vivido este último año; lo divertido será añadirle toda la ficción que necesita para lograr al menos una venta. 
¿La verdad? ¡No hay verdad! ¡No existe!
Bueno, está bien, seré sincera... no sé por qué dejé de escribir aquí. ¿Será porque la mayoría de los bloggeros que seguía dejaron de hacerlo? ¿Será porque me quedé sin ganas de criticar cualquier cosa, por mínima que sea? ¿Será porque encontré algo mejor que hacer? ¿Será porque fui atrapada por esas redes sociales desagradables? ¿Será porque perdí casi toda inspiración? ¿Será porque estaba aburrida?
De todas maneras, no creo que a nadie le importen mis razones (si es que las hay).
En fin, la verdad es que quiero retomar el blog, y espero lograrlo.
Ya veremos qué pasa...
Por lo pronto comenzaré con un post de libros.


SE ACABÓ

Template by:

Free Blog Templates