lunes, 31 de diciembre de 2012

"Y la luz encuentro al fin"... creo

¿No les ha pasado que ven la vida de las demás personas cambiar totalmente, mientras nuestra existencia se mantiene igual... como en un punto muerto?
"Fulana se va a casar", "Mengano ya tiene dos hijos", "Fulanesca se va del país a estudiar chino", "Menganoski ya terminó el postgrado", "Fulanilla se fue a estudiar en una universidad del Congo", "Menganolio cambió de carrera, ahora quiere ser proctólogo", "Fulana María rebajó 300 kilos y se metió a actriz porno", "Mengano José se compró una mansión, 20 carros y 14 perros de raza", etc, etc, etc... 
Escuchamos todas esas frases desde nuestra vida estática, y nos preguntamos, como Rapunzel de Enredados, "¿Cuándo comenzará mi vida?".

Yo me sentí así los cinco años que duró mi carrera universitaria. Y admito que ese sentimiento vino porque yo era una persona infeliz y/o inconforme (aunque los últimos dos años no fueron tan infelices, fueron más relajados y hubo más "paz"). Era como ver la vida pasar y preguntarme "¿Cuándo haré eso yo?" o "¿Podré lograr algo similar?".
¿Por qué era infeliz? Bueno, básicamente porque no me gustaba el ambiente que había en la universidad. Eso me amargó, me convirtió en una persona hipersensible, poco alegre y hasta despectiva. También tuvo muchos momentos buenos, maravillosos, pero esa emoción de infelicidad siempre estaba al final del día.

Hoy es el último día de 2012, y justo hoy miro todo lo ocurrido en este año y veo los cambios radicales que se han dado en mi vida:
- En décimo semestre, último de mi carrera universitaria, conseguí un trabajo en el que la pasé muy bien; el ambiente era maravilloso y siempre me trataron excelente. Incluso me alivió un poco esa "infelicidad" o "inconformidad" que sentía.
- Terminé la carrera sin ningún problema (hasta ahora).
- Comencé a colaborar con la revista digital Librosintinta
- Cambié de trabajo. Ahora estoy en una revista y todos los días aprendo algo, cometo errores, me río, sufro, me divierto. Básicamente mi sueño de trabajar como periodista se está cumpliendo... y todavía no lo creo.
- Adoptamos a una perrita a la que llamamos Georgia.
- Mi compañera de tesis y yo obtuvimos 20 (la máxima calificación) en nuestro trabajo de grado (a pesar de mis ataques de pánico ocurridos al azar y algunos maltratos que recibimos de parte de gente miserable). 

No quiero sonar pomposa ni dármelas de gran cosa, pero para mí son logros o situaciones que me han cambiado mucho. Soy una persona más feliz (aunque mi parte de amargada viene de nacimiento y estoy orgullosa de ella). Lo malo es que no tengo mucho tiempo para mí misma, pero los fines de semana son completamente míos ahora.

No cuento todo esto para decir "Oh, mira lo miserable que era y ahora soy supremamente feliz", lo cuento porque me sorprenden los cambios tan rápidos, me sorprende ver que ya no tengo que preguntarme a mí misma "¿Cuándo podré hacer eso yo?". Tampoco quiero caer en tonterías y decir que la actitud lo es todo y que el pensamiento atrae cosas y bla, bla, bla. Es posible que todo eso tenga que ver (sobre todo la actitud), pero lo que quiero resaltar es que es cierto que las cosas pueden cambiar, que nada será siempre igual (por más largo que parezca). 

Y sí, no todos los cambios son buenos, pero si es por eso, pues tampoco todos son malos.

Ah, por cierto, en mi trabajo me dijeron que me gané el premio de la risa del año, y el otro día me dijeron "la chica sonrisa". ¿Puede alguien del resto del mundo creer eso? 

Esa es la mejor prueba de que ahora soy una persona distinta, más feliz...

Rapunzel y Flynn Rider de la película Enredados/Tangled



SE ACABÓ

Template by:

Free Blog Templates