jueves, 27 de agosto de 2009

Recuerdos "ilustrados" de aquella etapa que llaman infancia

Photobucket


Este no es mi closet, pero es el único desordenado que encontré :D

Mi closet tiene un área para la ropa casual, una para la formal, otra para lo zapatos, otra para objetos no identificados, otra para cuadernos y libros. El problema está en que no sé cuáles son esas áreas, puesto que todo está en cualquier parte.

El otro día (hace como un mes) estaba buscando algo en las secciones de objetos no identificados, y cuadernos y libros (es decir, en cualquier parte del closet); no sé qué buscaba y tampoco recuerdo si lo encontré. Lo que recuerdo es que conseguí, dentro de unas gavetas, un montón de cosas que no buscaba, que no había visto en miles de años y que no me acordaba de que existían.

La mayoría de esas cosa consisten en cuadernos de cuando estaba en primaria...Aquellos horrendos tiempos en que la norma era forrar los cuadernos y subrayar de un color especial (léase rojo o azul, solo porque lo decía la profesora). Pero en ese encuentro inesperado aparecieron también varios cuadernos que no eran para el colegio; eran para mí, para hacer lo que quisiera, con los colores que a mí me diera la gana.

Los abrí y leí todos. Allí se encuentran cuentos "ilustrados", historias creadas por mí o versiones raras de La Cenicienta, La sirenita. Yo misma hacía los dibujos y escribía los textos...y ahora que los veo, me doy cuenta de:

a) Son absolutamente patéticos

b) Tenía unos HORRORES ortográficos que quemarían los ojos de cualquiera (claro, tenía como 5 u 8 años, no sé)

c) Era una asquerosa idealista

d) Recordé lo mucho, mucho, muchísimo que me gusta dibujar a pesar de que muy pocas de mis "ilustraciones" son presentables


Este último punto es el que más me sorprende pues tengo muchísimo, pero muchísimo tiempo que no dibujo por puro gusto o a plena conciencia. La verdad es que cuando pensaba en ello no me parecía tanto tiempo (pues en una clase aburrida cualquiera se convierte en Picasso, que pintaba horrible a mi nada humilde parecer).

Pero al ver esas historias tontísimas que dibujé hace tantos años, encontré (además de la vergüenza que uno siente al ver algo tan feo) algo especial; encontré una especie de emoción, recordé lo feliz que me hacía sentarme a escribir esas tonterías y a dibujar y colorear mis horrendos dibujos.



Fue extraño. Fue como abrir los ojos y descubrir que ya es de día, como comer algo muy sabroso después de mucho tiempo, como leer un libro que encuentras maravilloso desde la portada hasta la última palabra, como comprar algo que has deseado, como mandar a la mierda al algún (a) idiota que se lo merece, como decirle la verdad a la gente ciega, como el mar cuando...OK, basta.

Bueno, el hecho es que voy a ponerme de nuevo con mis dibujos, aunque no lo haga muy bien. Algo extraño es que puedo copiar una foto simplemente viéndola y puede quedarme idéntica o también fea...depende de no sé qué. Pero cuando intento dibujar algo, que viene directamente de mi cabeza hueca, se me hace muy difícil y no me queda ni parecido a la idea original.

Sobre todas las cosas, siempre me gustó dibujar personas, hacer una especie de "caricatura" (nunca me quedaron ni parecidas); dibujar escenas de aquellos tiempos de la Edad Media...(siempre he estado loca); dibujar el mar (una de mis historias "ilutradas" es una versión de La sirenita en la que Ariel (en mi cuento se llamaba Verónica) se enamora del fantasma del príncipe Eric (en mi cuento se llamaba Alfredo, jajaja), quien habita en las profundidades del océano, puesto que murió cuando su barco se hundió. Si alguien se pregunta por el final de "tan tonta romántica" historia, pues imagíneselo).

Ahora, cuéntenme ustedes, si quieren, qué los hace sentirse así...como abrir los ojos y descubrir que ya es de día, como comer algo muy sabroso después de mucho tiempo...bla bla bla, y todas las cursilerías "habidas y por haber" que se me puedan ocurrir a mí, una criatura amargada de nacimiento y ociosa de vocación.

Por último, veamos un dibujo que encontré hace tiempo y que no tiene nada que ver aquí, pero me parece gracioso.
Some Pooh I found
Are you sure, Pooh?


Entonces, ¿qué cosas los hacen o los hacían pasar un rato agradable o simplemente "feliz"?

SE ACABÓ

martes, 18 de agosto de 2009

Comida desafinada con A.-

¿Han visto un canal llamado Casa Club TV?
Yo tampoco, pero sé que existe debido a que mi madre lo pone cuando tiene insomnio. Al parecer es efectivo, pues ella se duerme a los dos minutos.
Otra cosa que sé de ese canal es que pasa programas de cocina. Pero la mayoría de los que llego a escuchar son básicamente para personas retardadas que no saben preparar ni un sandwich.
Hay tres programas de los cuales siempre encuentro burlas en Internet: uno de una tal Cristina, otro de una tal Lucy y otro de una tal Rebeca.
El otro día vi un programa en Globovisión, Buenas Noches, en donde entrevistaron a las últimas dos. Resulta que ese par de botox con silicona con patas se autoproclaman "Divas", por el simple hecho de enseñar a la gente cómo cocinar sin dañarse las uñas y sin alborotarse el cabello planchado.
Tal vez Rebeca y Lucy realmente sirvan para algo, además de para nada, pero a mí me cayeron malísimo porque: a) Sinceramente, ¿cómo coño se autoproclaman "Divas"? b) Sus caras parecían recién plachadas c) Sus cabezas no pueden soportar ni tan sólo el peso de un maní pequeño d) Son lo más pretencioso que he visto desde que terminé el semestre.
¿Saben qué contienen sus cabezas? Esto:
Photobucket
De izquierda a derecha: Rebeca Rincón, Tinky Winky, Lucy Pereda y Dipsy.

Por cierto, Rebeca dijo que estaba por estrenar un monólogo llamado "Los rincones de una diva". ¡Qué casualidad, Rebeca! Yo también estoy por estrenar el mío y se llamará "Las esquinas de un culo". Lucy dijo que iba a dar cursos o algo así sobre cómo preparar comida light...yo también daré una charla llamada "Dieta sin ejercicio=fracaso y piel fofa".

Pero ¿Por qué demonios les cuento toda esta paja loca si el título de esta inutilidad es Comida desafinada con A.-?
Primero, para los que no sepan, yo soy A.-.
Mi nombre es Amanda, pero pueden llamarme Francisca, Juana, María, Roberta, Yuleisi, (inserte aquí algún nombre); pues todo el mundo confunde mi puto nombre con: Samantha, Samanda, Amelia, Amalia y cualquier mierda que empiece con A y tenga más de tres letras.

Como sabrán o no, eso no importa, yo NO cocino y no porque no sepa (aunque, en honor a la verdad, no sé). Claro que sé preparar un sandwich, freir un huevo, hacer ensalada, café y nestea; pero eso no es realmente cocinar. Viéndolo de esa forma, entonces tengo unos dos años que no cocino (gracias, gran dios sapo). Eso sí, las pocas veces que he cocinado me ha quedado delicioso.

El sábado me quedé sola en casa y tuve que prepararme mi propio almuerzo, primero pensé en un enorme y delicioso sandwich de queso (mi comida más común cuando estoy sola), pero mi creatividad (que ni tanta me queda ya) me dijo: "Prepara pollo".
Después de pasar la mañana escuchando a Queen, AC/DC, Nirvana y Aerosmith sin hacer absolutamente nada más (sí, soy una morsa asquerosa), me decidí por bajar a la cocina a hacer mi almuerzo. Nuevamente mi creatividad (que sigue en declive) me dijo: "Pon música feliz" (En mi triste jerga mental música feliz quiere decir musicales).

Así que bajé a la cocina y coloqué mi pendrive en el radio/equipo reproductor/como quiera llamar a la cosa que reproduce música y empezó a sonar la grabación de El violinista sobre el tejado y yo comencé a cantar con mi horrorosa voz chillona (¿alguien vio una horrenda película llamada El tambor de hojalata? Pues, puedo gritar aún más que Oscar, el protagonista, la diferencia es que todavía no he podido romper vidrios).
Cuando sonaba "Si yo fuera rico" ya tenía todo los ingredientes para mi delicioso pollo (saqué de la nevera todo lo que pensé que podría o no combinar):
- Obvio, un pollo (en mi caso una pechuga, pues solo iba a comer yo)
- Salsa inglesa
- Salsa de soya (sí, leyeron bien)
- Pimentón español
- Cebolla y ajo picados a cuadros
- Salsa de pimienta negra
- Salsa de ajo (sí, ya sé que es redundante)
- Queso parmesano
- Sal y pimienta :D
Cambio al violinista mientras mezclo los ingredientes; comienza a sonar El fantasma de la Ópera. Michael Crawford, una actriz que no es Sarah Brightman y yo cantamos "The phantom of the Opera". Ya para el momento en que la actriz que no es Sarah Brightman y yo hacemos el último "Ah" de Christine (sobra decir que el de ella es afinado, el mío es un chillido horroroso que haría a cualquier oído pedir piedad) tengo lista la mezcla extraña para mi pollo.
Me dispongo a freir mi deliciosa mezcla, pero antes cambio de musical. Ahora suena La sirenita (la versión de Broadway). Mientras Sierra Boggess y yo cantamos Part of your world, mi pollo se fríe. Luego Sean Palmer y yo cantamos Her voice mientras preparo mi ensalada. Por último, Sierra y yo cantamos Beyond my wildest dreams mientras me preparo un té.
Ahora suenan Los Productores, yo canto Keep it gay junto a no sé quién, así me sirvo mi delicioso plato.

Termino de comer mi delicioso platillo. Me dispongo a recoger todo; ahora suena La Bella y la Bestia (versión Broadway). Susan Egan y yo cantamos Belle. Mientras lavo los platos, Terrence Mann y yo cantamos If I can't love her (incluida la repetición xD).

Al terminar, se me ocurre que quiero postre, pero no tuve que hacer nada porque tenía ponquecitos de chocolate. Sin embargo, se me ocurrió echarle un poquito de ron encima junto con azúcar. Todo eso al ritmo de Wonderful del musical Wicked.

¿Que cómo quedó mi pollo? sabrosísimo, espectacular, picante, buenísimo :D
¿Que cómo quedó el pobre ponquecito? borracho y mucho mejor.
¿Y mi ensalada? pues ¿cómo va a quedar una ensalada? siempre quedan bien; era de tomate, lechuga y aguacate.

¿Qué tienen que ver Rebeca y Lucy conmigo? Que las tres tenemos el cerebro vacío, aunque al mío todavía le queda algo que lo hace memorizar, ya que descubrí que no solo me sé las canciones de esos musicales sino también el diálogo (patético, lo sé).

¿Las diferencias entre Lucy, Rebeca y yo? Yo nunca me he operado, aprobé el kinder y me autoproclamo una anti-diva totalmente desafinada.

Si ellas dos creen que pueden cocinar, entonces yo definitivamente puedo hacerlo.

Por cierto, ¿Quién irá a ver mi monólogo "Las esquinas de un culo"?

Me olvidaba, gracias a Tinky Winky y a Dipsy (espero haber escrito bien sus nombres, muchachos/as...nunca supe cuál es el sexo de los teletubbies) por posar con las divas; sé que ellas insultan la inteligencia de estos felices "amiguitos".

SE ACABÓ

jueves, 13 de agosto de 2009

Libros leídos hasta ahora (Parte 1)

Photobucket


Bueno, ya que estoy sumida en un montón de libros (esta vez por puro gusto), pensé que estaría "bien" hacer un resumen de cada uno de los libros que he leído hasta ahora durante el 2009. Tal vez alguien se anime a leer alguno o a recomendarme algo nuevo.

1- Un trabajo muy sucio de Christopher Moore (enero): Un libro muy gracioso, irónico y sarcástico. Nos cuenta la vida de un hombre, que luego de morir su esposa, se convierte en un recolector de almas; es decir, comienza a trabajar para lo que sería la muerte.
Leerlo es como ver una película, que sería una comedia con ciertos momentos de acción. Un final inesperado y chistoso :D

2- Libro fastidioso para la Universidad (enero): Introducción a la sociología de Peter Berger.
Me encanta la sociología, pero siento que Berger se confunde al momento de explicar. En pocas palabras, habla mucha paja. Tarda mucho en ir al grano; sin embargo, si se le pone la atención debida, se aprende bastante.

3- La ciudad de las bestias de Isabel Allende (febrero): Algunos de ustedes me han dicho que no les gusta para nada Isabel Allende, pero consideren el darle una oportunidad con esta trilogía que comienza con La ciudad de las bestias, sigue con El reino del dragón de oro y, por último, El bosque de los pigmeos. Es una serie de aventuras muy entretenida, fantástica, graciosa y sencilla. Narra la historia de Alexander Cold, un joven estadounidense que, debido a la enfermedad de su madre, tiene que tomar un viaje al Amazonas con su irónica y amargada abuela, Kate Cold (periodista). Allí conoce a Nadia Santos y comienza la aventura.
La historia encierra algunos misterios fáciles de resolver, pero a la vez bien narrados. Por supuesto, hay muchísima fantasía. El personaje de la abuela es el mejor (a mí gusto).

4- Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll (febrero): No se podría decir que la "leí", más bien utilicé un audiolibro. Estaba narrado por una española con una incapacidad para pronunciar las "s" al final de las palabras. Por ejemplo, ella decía "navidade". Sin embargo, la mujer tiene talento para hacer voces distintas.
Alicia es un poco desesperante, pero muy entretenida.

5- El Reino del Dragón de Oro de Isabel Allende (febrero): Continuación de La ciudad de las bestias. Esta vez Kate Cold, Alexander Cold y Nadia Santos se trasladan a Asia. A una tierra montañosa llamada El Reino del Dragón de Oro. Allí, un ladrón se ha propuesto robar al Dragón de Oro (una pieza fundamental del reino que tiene un gran poder).
Los protagonistas se verán envueltos en una carrera por detener al ladrón y salvar al rey. Nuevamente se presentan misterios interesantes y fáciles de resolver.
Es el libro que más me gustó de los tres, pues la descripción del ambiente es hermosa.

6- El color de la magia de Terry Pratchett (marzo): Este es el primer libro de la saga del Mundodisco. Un mundo en forma de disco que es sostenido por cuatro elefantes que, a su vez, viajan por el espacio montados sobre un gradísima tortuga llamada Gran A' Tuin.
En este mundo hay magia, héroes, guerreros, brujas, etc. Lo mejor de todo es que es una parodia de muchas cosas que vemos en nuestro propio planeta. La narración es para reír casi todo el tiempo y en ciertos momentos para reflexionar.
El color de la magia narra la historia de Rincewind, un mago fracasado (fue expulsado de la Universidad Invisible, y solo se sabe un hechizo porque éste se metió en su cabeza) que termina siento el guía turístico de Dosflores (el primer turista del disco). Juntos se meten en millones de problemas y en situaciones bastante alocadas que parodian mitos y leyendas.


7- El bosque de los pigmeos de Isabel Allende (marzo): Última parte de la trilogía. Viene después de El Reino del Dragón de Oro. Esta vez los acontecimientos suceden en África. Al comienzo es un poco aburrido, pero luego se pone bastante bien. También el misterio principal es fácil de descubrir. Creo que el final es muy apropiado y sencillo...eso me gusta, nada pomposo.

8- Vampiratas: emboscada en el océano de Justin Somper (marzo): Este es un pequeño libro que forma parte de la saga de Vampiratas (al parecer su lectura es opcional). Vampiratas es eso: piratas vampiros. Pero nada que ver con la porquería de Crepúsculo ni con las locuras maravillosas de Anne Rice, pues este es más bien un libro infantil. A pesar de eso hay tantos misterios en él, que creo que no estoy ni cerca de adivinar lo que ocurrirá en próximas entregas.

9- ¿Eres tan feliz como tu perro? de Alan Cohen (marzo): Lo leí mientras esperaba a mi madre. No lo compré, lo leí en la misma librería. Es pequeñísimo y está lleno de dibujos. Estaba aburrida. Dice cosas sobre la vida y los perros que todos aquellos que tenemos perros ya sabemos.

10- 16 Libros fastidiosos para la Universidad (desde marzo hasta mayo): No es que fueran fastidiosos, eran excelentes. El problema es el hecho de que mis amados profesores deseaban que nos memorizáramos cada página de esos libros...cosa que tuve que hacer.
No es divertido caletrearse a Kant, ni a Krauze, ni a Rangel, ni a Bobbio; pero TODOS son libros excelentes.

17- El rapto de la bella durmiente de Anne Rice (mayo): Este lo leí como una especie de descanso entre los anteriores y los que vendrían. Es la primera parte de una trilogía "erótica" de Anne Rice. Aquí el príncipe llega al castillo de la bella durmiente y la viola, luego, cuando ella despierta en medio de la "faena", "prince charming" se la lleva a su palacio como esclava. La pobre tiene que andar siempre desnuda y a la vez convivir con cientos de esclavos desnudos. Lo peor son los castigos que les hacen si se portan "mal". Son castigos asquerosos, dolorosos, feos.
La verdad es que me gustó, pues mantiene el misterio y quiero saber cómo demonios se va a librar de ese príncipe loco y esa reina demente.

18-21 Libros fastidiosos para la Universidad (desde junio hasta julio)

22- El fantasma de la Ópera de Gastón Leroux (julio): ¡¡¡Lo amo!!! No tengo más qué decir. De todas formas, mi opinión (que realmente no es tan importante) está
AQUÍ

23- Abril en París de Michael Wallner (julio): Este libro lo recomendó mi hermano gemelo perdido,
Winterchaos, hace tiempo y pues, solo puedo darle las gracias porque me encantó. Abril en París narra la vida de un joven soldado alemán durante la Segunda Guerra Mundial. El muchacho es trasladado a París, para trabajar como traductor. Una vez allí comienza a tener serias dudas sobre la guerra y sobre su vida. El pobre se enamora (como un completo tonto) de una francesa, Chantal, quien resulta ser miembro de la Resistencia francesa.
A pesar de lo que parece, creo que no es una historia de "amor imposible" sino más bien una serie de eventos desafortunados que ocurren en la incertidumbre de la vida.

24- Mi nombre es Raro Thomas de Dean Koontz (agosto): Primer libro de la saga de Dean Koontz (no consigo los demás...todavía). Raro Thomas es un muchacho que ve fantasmas (aquí los fantasmas no hablan); vive en un pueblo llamado Pico Mundo y trabaja en un cafetería gringa de esas gracientas. La historia gira en torno a la vida de Raro y sus acciones al momento de descubrir que se avecina una tragedia sobre Pico Mundo.
Está narrado en primera persona. Al comienzo es muy cómico y sarcástico, pero luego va bajando el tono y se vuelve mucho más serio. Un final predecible...o eso pensé yo.
La verdad, lo disfruté bastante :D

25- Close Up de Armando Coll (agosto): Este libro me confunde un poco...primero porque la narración puede enloquecer al más cuerdo. Segundo, la historia no tiene un misterio que se divise desde el comienzo. Tercero, está lleno de personajes geniales y a la vez superficiales. De todas formas es adictivo. Una vez que empiezas no puedes parar.
Cuenta la hitoria de Augusto, un periodista de farándula que se hace amiguísimo de una relacionista pública, Gloria Suárez. Lo que ocurre con Gloria lo descubrí al poco rato de comenzar la lectura (no son amantes, no está embarazada, no es un hombre vestido de mujer). Augusto narra su vida y a la vez Gloria le va contando sus experiencias y todas las locuras que ha hecho. Poco a poco la vida de Augusto comienza a unirse cada vez más a la de Gloria. Cada vez se necesitan más el uno al otro.
Dije que la narración enloquece porque a veces las historias se quedan a la mitad; otras veces Augusto nos describe su suprema borrachera y luego pasa a narrar la vida con su ex esposa y luego vuelve a la borrachera y después está almorzando en un restaurant mientras recuerda su infancia. Sin embargo, esos cambios de ambiente y de ideas ponen al lector en la posición de Augusto, en su mente, en su vida (lo cual me resultó un punto de vista muy novedoso)
Me gustó la caracterización de los personajes, sencillamente genial.

26- La luz fantástica de Terry Pratchett (agosto): Continuación de El color de la magia. Adictivo, gracioso, muy bueno. Aquí se revelan muchos misterios con relación a Rincewind y al hechizo que se metió en su cabeza. El Mundodisco es genial, si tienen la oportunidad léanlo...es algo que forma parte de la lista de cosas por hacer antes de morir o antes de perder la memoria por la edad.


Tengo un libro perdido desde hace meses, La casa del silencio de Orham Pamuk. Lo estaba leyendo y un día desapareció...no lo entiendo. Esto me tiene bastante más amargada y molesta de lo norma.
Pobre del que se lo haya llevado.


Photobucket



Photobucket



SE ACABÓ

Template by:

Free Blog Templates