sábado, 3 de mayo de 2008

El traje del muerto. Otro de mis amores eternos

Photobucket

Este libro lo comencé a leer al día siguiente de terminar Cien años de soledad, es decir, el martes. Me gustó tanto que lo terminé el jueves. Sí, el jueves.
Hacía mucho tiempo que quería comprarme este libro, desde la primera vez que lo vi. Recuerdo que entré a la librería y llegué directo al estante donde se encontraba, el libro me dijo "léeme...cómprame" Y yo salí desesperada a leerme el resumen de atrás "¡Oh Dios, el tipo es un cantante y lo persigue un fantasma! Me tengo que comprar este libro" Así fue como lo vio mi cerebro:
- Cantante: Sí!!!!!!!!!!!!
- Rock: Sí!!!!!!!!!
- Fantasma: Sí!!!!!!!!!!
- Precio 72 bolívares fuertes: Oh mierda, nooooooooooooooo!!!!!!!

Lo puse de vuelta a la estantería y durante mucho tiempo, cada vez que entraba a una librería, allí estaba El traje del muerto con sus 72 bolívares fuertes como precio. Mierda. Admito que me he comprado libros mucho más caros, pero esos tienen muchísimas más hojas y tienen hasta un decorado especial.
Todo cambió la semana pasada cuando entré a Tecniciencia del Recreo, como siempre allí estaba el libro y como siempre, allí estaba yo patinando sobre mi propia baba. Me acerqué al libro y vi el precio: 60 bolívares fuertes "¡SÍ!". No es que sea el descuento del siglo, pero la cuestión es que corrí a pagarlo.

Hablemos ahora del libro en sí:
Título original: Heart shaped box. (Sí, como la canción de Nirvana)
Autor: Joe Hill (es hijo de Stephen King)

Primero, para los que se esperen una obra super terrorífica: no lo es. Aunque se puede calificar bajo el género terror, la verdad que no da tanto miedo. En realidad el "terror" no da miedo.
Yo lo veo más de suspenso que de terror, y otra cosa: es completa y absolutamente adictivo.

La historia gira en torno a Jude Coyne, un cantante de Rock que se quedó sin banda. Vive en una enorme granja con su novia Marybeth, a la cual llama Georgia (ya verán por qué). Lo acompañan sus inseparables perros Bon (hembra) y Angus (macho) y su asistente Danny (que podría ser como otro perrito) y sus recuerdos de un padre abusivo y una madre pasiva; la muerte de dos miembros de su banda: Dizzy y Jerome.
A Jude le encanta coleccionar cosas raras, como por ejemplo la soga con que colgaron a un hombre, unos dibujos de los 7 enanos hechos por un pedófilo (que está en prisión), etc. Un día, su asistente le muestra una subasta en Internet, el producto es un fantasma. En realidad la vendedora está ofreciendo el traje con el que su padrastro debía ser enterrado, y no se pudo porque le quedaba muy grande. Como se habrán dado cuenta, el fantasma es el del padrastro de la mujer que ahora está apareciéndose en su casa, ella cree que al vender el traje el fantasma se irá con el comprador. Esto es cierto.
A partir de allí comienzan las terribles desventuras de Jude y Marybeth, pues el fantasma y la vendedora no son lo que parecen.

Como dije antes, es imposible dejar de leer la página siguiente, simplemente imposible.
Por cierto, en la página 277 nombran a Aerosmith.

Es un libro excelente y tiene una muy buena forma de narrar, hay saltos en el tiempo que te dejan ver aspectos resaltantes muy útiles para la historia. Y es que la manera de contar las cosas, de describirlas, de expresar los sentimientos de los personajes, es muy humana, uno se identifica.
Tiene también diálogos muy cómicos que uno no se espera, por ejemplo: hay una parte en la que Jude y Georgia/Marybeth están discutiendo sobre las otras novias que había tenido Jude y Marybeth se pone un poco quejona, Jude le dice algo así como "Te tengo una noticia impactante, Georgia, yo no era vírgen cuando te conocí"
Y es que si algo resulta muy bien logrado es la actitud de Jude, absolutamente genial. Es un tipo cómodo, que lanza las verdades tal como son directo en la cara, es capaz de reconocer la realidad y no deja que nadie le joda la paciencia (esto último cambia debido a los acontecimientos). Creo que Jude se parece un poco a mi o yo me paresco un poco a él.
Marybeth/Georgia, su novia de turno, es una joven gótica de la cual se tiene una muy buena descripción de su actitud y de su forma física, sobre todo lo pálida. Era bailarina de esas desnudistas (que todas queremos ser, pero muchas asustaríamos al público).
Hay una parte en la que vemos cómo Jude la conoció mientras ella bailaba, debo decir que está perfectamente logrado. Esta escena (sí, leer este libro es como ver una película) es alucinante, simplemente genial cuando nos enteramos qué fue lo que atrajo a Jude hacia esta chica.
Otra cosa son los sentimientos que genera en el lector, cosa importantísima, la rabia que le tenemos al fantasma del puto viejo sucio llamado Craddock (no sé si el nombre esta bien escrito) y a su bella (lo de bella lleva tono irónico) hijastra. Luego al padre de Jude, que más que rabia es indignación, luego el enorme sentimiento de lealtad y de cariño que ves en los perros (Angus y Bon) que la verdad te hace quererlos muchísimo. Y por último, la manera en que Jude y Marybeth se van uniendo...que sí, debo admitirlo...me gustó (es que es un romance bien narrado).
Y el más terrible de los sentimientos: la incertidumbre. Joe Hill consigue eso, lograr que el final sea impredecible hasta que llega.

No digo más porque voy a terminar contando el final, cosa que me encantaría hacer porque la verdad que quiero sentarme a hablar de este libro hasta las 1500.

Una foto del autor (sale buenote en esta...las maravillas de una cámara)
Photobucket

SE ACABÓ

Template by:

Free Blog Templates